AMBASSADOR - Referencia P18656
  Piso en SALAMANCA PRIME - Página I

En pleno corazón de Madrid se encuentra ubicado el prestigioso barrio de Salamanca, el barrio aristocrático por excelencia de la capital, proyectado magistralmente formando una estructura reticular perfecta de líneas equilibradas y calles amplias y famoso por sus lujosas tiendas, su acentuado dinamismo comercial y su arquitectura más europea. Por sus calles se paseaban personajes célebres de la talla de Ramón y Cajal, Rubén Darío y Ortega y Gasset, de ahí los nombres de algunas de sus paradas de metro. El inmueble está situado cerca de edificios de gran importancia como la Biblioteca Nacional, el Museo Arqueológico Nacional o la Iglesia de San Manuel Bueno Mártir. Calles como Serrano o Velázquez, está muy cerca de El Retiro, el parque más famoso de la capital. Su proyección urbanística y las fachadas de sus edificios señoriales resaltan por su estilo refinado, dentro de una calle amplia, con árboles que pintan de vivos colores su solemne arquitectura y que desprenden un aire de tranquilidad y aislamiento en medio de la gran ciudad.

El impresionante piso situado en el barrio de Salamanca que Ambassador les presenta en estas imágenes tiene una muy buena distribución entre sus más de 353 metros cuadrados. Ya de entrada en el recibidor pasamos directamente al gran salón dividido en dos ambientes. Este gran salón se divide en dos ambientes marcados claramente por el mobiliario existente. Dos grandes ventanales iluminan un gran espacio en el que el segundo ambiente se ve mermado su tamaño por la ubicación de un pequeño balcón cerrado que da a la calle. Este espacio se separa del resto por dos grandes puertas correderas dejando solo el segundo ambiente abierto al pasillo central de la vivienda por medio de un arco. La doble ventana de este espacio amortigua el sonido de la calle permitiendo estar con tranquilidad en un espacio íntimista y confortable.

La decoración aquí es de estilo clásico con grandes alfombras como protagonistas del lugar. Tras la puerta corredera en uno de sus lados se esconde otra sala de dimensiones más reducidas pero con la misma magnitud de luz y altura. Los tres espacios que forman el gran salón se conectan entre sí, siendo la decoración el elemento homogéneo de la primera estampa y estancia anfitriona por excelencia.

Sobre estas líneas pueden observar ese coqueto espacio cedido del salón. Un espacio acristalado reservado para la luz natural, adquiriendo este ambiente un carácter particular.

Ya en el tercer espacio contiguo vemos que la intimidad gana terreno. Un gran espejo de marcos dorados y una escultura como protagonista refleja esa cualidad de sala genuina.


Páginas:  I    II    III    IV   V